Tumores raquídeos

Especialidades - Columna

Patologías

Cirugía de columna - Tumores raquídeos

PATOLOGÍA 1

La hernia discal cervical se origina cuando el disco intervertebral que se ha degene-rado se abomba hacia el canal raquídeo y comprime las raíces nerviosas o la médula.

Las indicaciones más frecuentes de cirugía de columna cervical son la hernia discal y la estenosis de canal, ambas pueden conllevar un compromiso de la médula espinal y/o las raíces nerviosas cervicales.

En caso de compresión de los nervios la sintomatología consiste en un dolor muy incapacitante que se irradia desde el cuello hacia el brazo, y que se distribuye por el territorio correspondiente al nervio afectado. También puede conllevar una pérdida de fuerza si la afectación nerviosa es importante.

PATOLOGÍA 2

La degeneración artrósica de la columna cervical produce una estrechez (estenosis) del canal debido a la formación de salientes óseos y engrosamiento de los ligamentos vertebrales hacia el canal raquídeo, comprometiendo la médula. En estos casos la sin-tomatología es más larvada y de larga evolución, produciendo debilidad progresiva en los miembros superiores e inferiores, así como alteraciones de la marcha.

PATOLOGÍA 3

El compromiso medular puede derivar en una afectación de la médula (mielopatía), que clínicamente produce una pérdida de fuerza en las extremidades superiores e inferiores.

Es de vital importancia detectar la mielopatía a tiempo y tratar la estenosis del canal que la origina antes de que ocurra el daño medular, dado que una vez que aparece es irreversible.

Otra indicación de cirugía de columna cervical es la afectación y degeneración del disco (discopatía), que ocasiona una clínica de dolor cervical continuo que limita signi-ficativamente la calidad de vida del paciente.

PRUEBAS COMPLEMENTARIAS NECESARIAS

El estudio prequirúrgico del paciente se completa mediante pruebas complementa-rias como la resonancia magnética y tomografía computadorizada de columna cer-vical, así como pruebas neurofisiológicas para la valoración del daño producido en nervios o médula espinal.

En caso de que la sintomatología del paciente mejore de forma significativa con la medicación analgésica-antiinflamatoria, y las pruebas complementarias indiquen que no existe un compromiso medular o nervioso importante, puede indicarse inicialmente un manejo conservador del paciente, con seguimiento en consultas externas para valorar su evolución clínica.

Tratamiento

El tratamiento neuroquirúrgico se reserva para aquellos casos con sintoma-tología dolorosa invalidante, cuando aparece una pérdida de fuerza objetivada en la exploración clínica, y cuando la neuroimagen muestra una estrechez (estenosis) del canal raquídeo considerable con afectación del cordón medular o raíces nerviosas cervicales en las pruebas neurofisiológicas.

La cirugía de la columna cervical en general es muy bien tolerada por el paciente, la mayoría de pacientes pueden ser alta hospitalaria en el plazo de 24-36 horas. La medicación requerida en el postoperatorio consiste en analgésicos o antiinflamatorios convencionales (paracetamol, metamizol, dexketoprofeno, etc.).

La mayoría de pacientes no requieren collarín cervical durante el postoperatorio.

Técnicas

Microdiscectomía y artroplastia o artrodesis cervical

Consiste en retirar el disco intervertebral afectado (discectomía), extirpando al mismo tiempo los osteofitos (“picos” de hueso formados por la artrosis), para descomprimir la médula cervical.

Tras la discectomía se coloca una prótesis de disco que suple la función del disco dañado, o bien una caja de material biocompatible rellena de injerto de hueso, que se sujeta con una placa atornillada de titanio.

El abordaje se lleva a cabo por una pequeña herida en la parte anterior del cuello, que habitualmente tiene un buen resultado cosmético. La cirugía se practica con la ayuda del microscopio neuroquirúrgico, que permite una correcta visualización de las estructuras del campo quirúrgico, y dura aproximadamente 60 minutos.

Foraminotomía cervical anterior o posterior

Es un procedimiento dirigido a descomprimir la raíz nerviosa afectada, sin extirpar el disco intervertebral, por lo que preserva la anatomía de la columna cervical.

Técnica 01

Descompresión de canal y artrodesis cervical posterior

En ocasiones la cirugía anterior no es suficiente para lograr una correcta descompresión del canal, y debe completarse realizando un abordaje por la parte posterior del cuello, que permite también la fusión cervical si es necesario.