Descripción

Hidrocefalia

Nuestro cerebro posee en su interior unas cavidades llamadas ventrículos por las que circula líquido cefalorraquídeo, que a su vez baña y protege el cerebro y la médula espinal.

La hidrocefalia se produce cuando la circulación de este líquido se dificulta por obstrucción o por anomalías en su reabsorción, produciendo una dilatación de las cavidades ventriculares que conlleva un aumento de la presión intracraneal normal. Este aumento de presión en la cabeza pue-de producir cefalea y sintomatología neurológica, y cuando aparece de forma aguda puede poner en peligro la vida del paciente.

Una causa común en la infancia es la estenosis del acueducto de Silvio, y en las personas mayores la hidrocefalia normotensiva, también llamada hidrocefalia crónica del adulto.

Tratamiento

El tratamiento de las hidrocefalias se lleva a cabo mediante una pequeña intervención, una derivación de líquido cefalorraquídeo (válvula), en la que se coloca un catéter en los ventrículos cerebrales que conduce el exceso de líquido hacia el peritoneo (derivación ventriculoperitoneal), hacia la pleura, o bien intravascular.

El flujo de líquido es regulado por una válvula conectada a dicho catéter. En la actualidad estas válvulas son programables, es decir, una vez que han sido implantadas en el paciente podemos modificar sus parámetros para adecuarlas a las necesidades del paciente.

Un aspecto importante es que los pacientes portadores de válvulas de derivación pueden realizar una actividad totalmente normal, sin restricciones.

Otra posibilidad de tratamiento quirúrgico es la ventriculostomía endoscópica, mediante la cual se crea otra vía natural de circulación del líquido cefalorraquídeo y que no requiere por tanto la colocación de dispositivos externos como la válvula. Esta técnica se utiliza sobre todo en las esteno-sis del acueducto de Silvio.